Abarán rinde homenaje al ?maestro de las norias?
La Concejalía de Medio Ambiente clausuró el pasado sábado su Semana Ambiental “Abarán se viste de verde” en la que se han realizado diversas actividades encaminadas a recordar a los ciudadanos la importancia de la influencia de la mano del hombre en la sostenibilidad de nuestro planeta.
En este marco institucional que celebraba el Día Mundial del Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Abarán quiso reconocer la extraordinaria labor del maestro del CEIP Juan XXIII, Juan Manuel Martínez Soler, por su continúa difusión de la Ruta de las Norias y su contribución al desarrollo medioambiental de la localidad.
El acto estuvo presidido por el alcalde de Abarán, Antonio Eugenio Gómez, el Director General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, José María Ramírez Burgos y el concejal de Medio Ambiente, José Gabriel Cano Montoro.
El alcalde destacó la importancia del “cuidado de nuestra naturaleza”, señalando el “compromiso de sugerir medidas que nos ayuden al cuidado de nuestro entorno, nuestro río montañas”.
“En este marco incomparable en el que hablamos de naturaleza como principal fuente de recursos para el ser humano, es una ocasión especial para rendir homenaje a un hombre que ha contribuido con su saber y enseñanza algunos de los aspectos más bellos y emblemáticos de nuestro municipio”, añadió.
Antonio Eugenio Gómez felicitó a Juan José Martínez Soler, a quién entregó una placa, el escudo de Abarán y un libro en recuerdo de su dedicación que recoge el cariño de toda la localidad.
“Su compromiso con este pueblo queda demostrado en su implicación por el desarrollo, conocimiento y difusión de un bien tan preciado para este pueblo como son sus norias; a través de la ruta que une unas con otras hemos aprendido a amar nuestra naturaleza, siempre gracias al cariño de Juan José, un hombre que ha puesto todo su entusiasmo en la conservación y continuidad de este legado” apuntó el alcalde.
Gómez subrayó “su entrega como docente, compartiendo su pasión por la naturaleza con generaciones y generaciones de alumnos abaraneros; colaborador nato con todo lo relacionado con el Ayuntamiento en materia de Medio Ambiente, mi felicitación en nombre de todos aquellos que han creído en este profesor, que han crecido con él, de los que nos sentimos cautivados por su humildad, su saber y su trato hacia los demás, su conocimiento de la naturaleza, de la nuestra en particular”.
Este homenaje coincide con la jubilación de Juan José Martínez Soler, quién destacó en su intervención que ahora le “quedará tiempo, que no tiempo libre” para continuar investigando sobre fórmulas que permitan la sostenibilidad del planeta.
Martínez agradeció las muestras de cariño y reconocimiento a su persona en un entrañable discurso donde hizo mención a su carrera como docente y en el que resaltó la belleza de las norias de Abarán.
Por su parte, José Gabriel Cano Montoro, clausuró las Jornadas Ambientales, en las que este año la Concejalía de Medio Ambiente ha puesto su atención en el reciclaje como propuesta para generar menos residuos desechables. Por ello se han realizado una serie de talleres en el Centro Integrado Multifuncional, así como un Cuentacuentos que ha ilustrado estos objetivos en todos los colegios.
Estas actuaciones se complementan con las actividades que tuvieron lugar en la Ermita para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente.
Durante el acto se hizo entrega de los premios del I Rally Fotográfico al aire libre, donde los participantes captaron la belleza natural de nuestro municipio, unas instantáneas con las que se formará una amplia galería de este enclave situado en el Valle de Ricote y que se proyectaron, para deleite de los asistentes, a través de un montaje audiovisual. 
El grupo de música “TÚA” interpretó un recital formado de canciones tradicionales de Galicia, Irlanda y Escocia. Sus componentes Jorge (acordeón de botones), Ana (flauta travesera y percusión), Irene (violín), Pedro (percusión), Raúl (gaita, laúd, banjo y flautas), e Ismael (gaita, bouzouki y acordeón) cerraron el acto a ritmo de música celta.