La última de las iglesias es la construida en honor a la patrona Nuestra Señora Virgen del Oro, una planta circular de advocación mariana.