La iglesia de San Juan Bautista, atribuida al arquitecto Garaulet, muestra un anfiteatro semicircular  y recibe la luz natural a través de poróculos cenitales y vidrieras.